topLinks

15 de ene. de 2015

Paseos de invierno I

" La visión fotográfica entraña una actitud para descubrir la belleza en lo que todos ven pero desestiman por demasiado común"
 Susan Sontang












8 de ene. de 2015

Otras latitudes; Otras fiestas

       
    El final de las lluvias en Laos se celebra con una gran fiesta.
              Coincide con el final de la cuaresma budista. 
    La población laica se reúne a orillas de los ríos, donde hacen volar linternas flotantes en el cielo: son ligeras lamparas hechas con   papel de arroz, que levantan el vuelo a grandes alturas, por el aire caliente acumulado al encender una pequeña vela sujeta en su base





      A las luces que flotan en el cielo, se le suman otras de las    pequeñas barquitas hechas con  hojas de banano, que contienen    ofrendas con barritas de incienso, flores y velas que sueltan en                        el río para que se las lleve la corriente.





     La celebración termina ya entrada la noche cuando las grandes            barcas en forma de Naga o serpiente son bajadas al río y 
          liberadas sobre las aguas iluminadas desde su interior.



       Es el final de la cuaresma budista de tres meses en la que los          monjes se retiraron a los templos a meditar y estudiar las                  enseñanzas budistas. Al final de la celebración saldrán de los            monasterios para visitar a sus familias.  
               

15 de dic. de 2014

El mundo a lomos de un elefante

                                                                                                                                                                       Laos era conocida como la tierra del millón de elefantes,
         sin embargo actualmente solo queda una décima parte.
      Son utilizados para labores pesadas de explotación forestal,                            agrícolas y sobre todo para los turistas.
  

  Subirse a lomos de un elefante supone ver el mundo desde otra dimensión, todo queda allí abajo y el bamboleo lento y cadencioso
te trasporta a otras épocas y a otros mundos, donde el sentido del                          tiempo y de la vida era muy diferente.



   Llegamos a una zona pantanosa donde solo se puede ir con canoa       o en elefante. Inmensa llanura verde donde solo percibes la profundidad del agua cuando estas ya hundida en ella, y encima del    elefante, que te protege de unas aguas nada tranquilizadoras.




De lejos, las pescadoras surgían de la hierba como si estuvieran de      pie y solo percibías las canoas a corta distancia, o cuando las            figuras se movían a compasadamente a la misma velocidad.




Las elevaciones estaban ocupadas con arboles, búfalos sesteando y    cabañas de labranza y todo rodeado por una espesa masa vegetal.





  Mujeres pescadoras que  solo llevan las redes, una pértiga para                empujar la canoa y un recipiente para guardar la pesca.
     Ésta nos señalaba una serpiente escondida entre  las hierbas.



     Después del paseo llega el baño, del que los elefantes disfrutan
                                       con auténtico placer.

7 de dic. de 2014

El valle perdido


           Atravesamos la zona protegida de Phu Hin Bun;
 Enorme zona boscosa llena de selvas monzónicas y sorprendente topografía Kárstica, sintiéndote sobrecogido por las dimensiones de
los acantilados calizos, los espesos bosques y las continuas curvas. y llegamos a un valle plano rodeado por inmensos farallones de                                           roca caliza verticales. 

                     
                                                               Atardecer.....,    y 
      amanecer a orillas del pequeño río que recorre  el valle de un             extremo a otro y que recoge todas las aguas monzónicas que             inundan el valle y permiten el cultivo de inmensos arrozales.






   
     Cuando al amanecer atravesamos el valle que el día anterior al         anochecer estaba deslucido; la luz invadía todo,los campos de       arroz maduro inundados por el brillo del agua, rodeados por el         fondo amurallado de las montañas oscuras...provocaba una sensación de irrealidad o de no poderse creer estar uno en ese lugar.







               Maravilloso valle perdido entre gigantescas montañas
          fuera y no muy lejos, todavía, de un mundo en extinción. 
 

19 de nov. de 2014

El hayedo; manantial de abundancia


         Dice Ignacio Abella; "El haya pertenece al aire,en el que vive y se             expande,del que recoge humedad, donde clama lluvias y detiene      nieblas,......madre y nodriza de nuestra tierra, nutre y dosifica              fuentes, que a su sombra permanecen claras y frescas."



    "En las hayas que crecen con espacio suficiente para extenderse,
        las ramas son numerosas y se estiran horizontalmente."


              "Cuando hay poco sitio las ramas crecen verticales y largas,
  adaptándose al espacio y buscando la luz. Las hojas dispuestas                      alternadamente sobre las ramillas zigzagueantes
                 forman un mosaico casi perfecto que recoge 
               casi toda la luz creando un umbrío sotobosque."


   "Su relación con el suelo es poco exigente con el tipo de sustrato,                con raíces muy superficiales...pide poco a la tierra, entregándose totalmente a ella generando grandes cantidades de materia orgánica y protegiéndola de la erosión,regulando el agua
                  que se encarga de invertir en el suelo."









                                                                                                                                                             
"Caminando entre hayas, con el suelo limpio y libre de maleza, nos    permite andar pausado y blando sobre la alfombra de crujiente               hojarasca. Se encuentra el sosiego,la belleza y la magia.."